Miércoles
22
Septiembre
Occidentes

Federico Andahazi abrió el ciclo de escritores el pasado sábado en el hotel Llao Llao, en la Ciudad de San Carlos de Bariloche

Con gran éxito empezó el Ciclo de escritores en Llao Llao


La verdad y lo verosímil, las religiones, ciertas particularidades anatómicas y hasta las costumbres de los pueblos del Caribe fueron algunos de los ingredientes que condimentaron un sabroso diálogo con el escritor Federico Andahazi, quien se presentó el sábado último en el Llao Llao, en el marco del Ciclo Verano Planeta 2007, que continuará el sábado 20 con Felipe Pigna, y finalizará el 27 con Ricardo Coler.
Las aventuras de Quetza, el explorador americano que descubrió el Nuevo Mundo de los bárbaros europeos, fueron el disparador de la conversación, que estuvo moderada por Nino Ramella y centrada en el libro El Conquistador, con el que Andahazi obtuvo el premio de la Editorial Planeta en el 2006. "El Conquistador debería ser leído como lo que es: un libro de aventuras", enfatizó su autor, en respuesta a las inevitables referencias del público sobre dos aspectos que despierta su lectura: por una parte, la veracidad de sus afirmaciones, y por otro, el paralelismo de su trama con situaciones y conflictos muy afines a nuestra realidad contemporánea.

“A llenarnos de dudas”

"La literatura no viene a explicar nada: viene a inquietarnos, a llenarnos de dudas", disparó Andahazi, luego de comentar: "Cuando era chico, tenía ciertas certidumbres sobre lo que era el mundo y cómo debía ser la realidad… hasta que leí a Kafka y ya no tuve nada de eso!", comentó.
Poco antes había dejado en claro que las detalladas descripciones de los rituales aztecas, sus construcciones y costumbres, así como la caracterización de la Europa medieval, fueron el fruto de intensas investigaciones, realizadas tanto en México como en España. "Pero lo que ofrece la literatura no debe ser necesariamente cierto, sino verosímil -apuntó-. No me gusta particularmente dilucidar cuánto hay de verdad y cuánto de literatura en lo que escribo (…)". Es que "la literatura toca las paredes de la verdad -continuó Andahazi-. Nuestra arcilla es la mentira… somos profesionales de la mentira".
Y en ocasiones, esa "mentira" se convierte en realidad, como le ocurrió con Mateo Colón, el personaje central de El Anatomista, la novela que le valió el reconocimiento internacional, al ser traducida a 30 idiomas y editada en 40 países. Aunque existió realmente, el Colón médico de su novela no había dejado mayores datos de su vida, razón por la cual "hubo que inventarlo". Hoy en día, si alguien busca datos del facultativo en Internet… muy posiblemente se encuentre con la biografía ideada por Andahazi. "Ya nos ocurría con Borges y sus mundos ficticios, que describía con absoluta certeza, citando incluso libros y autores. En todo caso, la literatura nos obliga a buscar esas fuentes, a seguir leyendo. Y se convierte así entonces en una parte de sí misma", propuso.
Algunas preguntas del público, entre las más de 200 personas que colmaron la sala, le llevaron a transitar otros campos y a formular una suerte de "propósito" de su libro: "Poder pensar el mundo con una perspectiva diferente a la eurocéntrica, que es la dominante en la Argentina, y cuestionar así nuestras convicciones más propias: la religión, la filosofía, la historia, la identidad…"

“Me interesa la opinión de los lectores”

Andahazi, en su visita por Bariloche.

“Para mí es siempre grato encontrarme con los lectores. Es una oportunidad única, muy provechosa, que jamás dejo pasar por alto”, así se expresó, en diálogo con este diario el escritor Federico Andahazi, cuya obra ha sido presentada en diversos rincones del mundo.
Añadió que “me interesa mucho la opinión de los lectores. Es algo muy valioso para mí. Cuando uno escribe siempre se imagina a un lector, entonces, estos encuentros (como el de Llao Llao) sirven para que el lector deje de ser una teoría y se haga una realidad”.
Definió que “la escritura es para mí semejante a un partido de ajedrez. Necesito imaginarme que tengo alguien enfrente y me interesa mantener una charla cara a cara con el lector”. “Yo considero que la literatura nos da una posibilidad única de vivir otra existencia, otros lugares, otras situaciones”, definió el escritor y puso como ejemplo, las presentaciones que ha hecho de su obra en lugares tan remotes como Finlandia, Japón o Croacia. En este último país, contó que “una vez me tocó presentar allí un libro y no podía creer la situación en que estaba todo. Por ahí había pasado la guerra y no quedaba nada en pie. Entonces me pregunté qué sentido tenía estar allí. Sin embargo, me sorprendí del interés y la avidez que tenía la gente por la literatura”.

Fuente: El Ciudadano

Noticias de Literatura
Servicios de Literatura finalizadas
Servicios de Literatura finalizadas
Escuchá Radio De Tango
Novedades de Literatura
Fantasmas Voraces,de Eugenia García
La historia se centra en Arsenio un político corrupto que por un lapso de tiempo vuelve al pueblo dónde pasaba sus veranos con su tía Therese. Un thriller político e intimista.
Publican en español cuentos inéditos de Marcel Proust
Ocho cuentos inéditos de Marcel Proust escritos cuando el autor de En busca del tiempo perdido tenía 22 años serán publicados por la Editorial Lumen
La radio del norte

Seguinos

Twitter Facebook
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Escuchanos
©2010-2021 | occidentes.com.ar | Todos los derechos reservados | Diseño Web